Cuando estoy en el taller

Cuando estoy en el taller, no puedo dejar de prestar atención a todo… algunos trabajos los tomo integramente en forma personal, otros los superviso luego de dar las indicaciones necesarias. Debo repartirme en las distintas actividades.

Cuando estoy con alumnos, se lo que estan haciendo cada uno de ellos, a pesar de que realizan tareas diferentes. Estoy con quien tapiza, y algunos de mis sentidos se arriman a quien lustra, pule o encola…

Algunas veces, termino realmente agotado… pero es maravillosa la sensación de “trabajo realizado” de haber contribuido a que los secretos de esta hermosa profesión se trasmitan, se difundan y cada vez haya mas personas amantes de la preservación de aquellas obras realizadas por los antiguos y verdaderos maestros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *