Restaurar un sillón imperio: Análisis del estado

Ahora ha llegado a nuestras manos, un sillón “imperio” alemán, del año 1860 aproximadamente. El estilo imperio, nace en Francia con la epopeya napoleónica, para luego extenderse por toda Europa, especialmente en Italia y Alemania, con características particulares: Algunas de ellas, son los símbolos decorativos tales como coronas de laurel, águilas, victorias aladas, cisnes enfrentados etc. Son particulares también los apliques de bronce dorado sobre la madera de caoba, muy usada en la época. Un dato curioso: el baño de oro sobre el bronce, se realizaba calentando mercurio a 360° y mezclándolo con oro fundido. Se aplicaba sobre las superficies con pincel duro y luego de enfriarlo, se recalentaba provocando la evaporación del mercurio y la fijación estable del oro. Con proceso de bruñido, luego se le daba el brillo requerido.

Este es un trabajo que realizamos en forma conjunta entre Julieta Gianitti de “Petiribí” y quien les escribe: Roberto Balbiani.

Trabajar sobre estas piezas, no es nada fácil, ya que se encuentran muy deterioradas y absolutamente devoradas por la carcoma. Aunque realizaremos el tratamiento adecuado para que si aún existe “el bicho” lo eliminemos totalmente, el mueble ya se encuentra sumamente debilitado. Aplicaremos refuerzos y reemplazaremos partes, sin alterar en absoluto el diseño del mueble.

La idea del propietario, es poder darle uso normal… creemos que esto es algo riesgoso, ya que hay partes de la estructura casi imposibles de recuperar.

De cualquier modo, es una pieza bellísima que puede “elevar” algun sector de nuestro living, y vale el esfuerzo de restaurarla. Son elementos de gran valor material, y seguramente afectivo para aquellas familias que lo han disfrutado por generaciones.

Aquí van algunas fotos, y como siempre, les informaremos acerca de los sucesivos pasos.

¡Nos leemos!

¡A trabajar!

Aquí un nuevo desafío: se trata de una cómoda traída de España hace algo más de 150 años, según cálculo de sus dueños. Les comento que tiene la estructura construida en ¡pino-tea! el fondo de los cajones es de la misma madera de ½ pulgada maciza. Los tiradores de los cajones, son cabezas de león talladas en madera. Debemos reconstruir los zócalos con sus correspondientes tallas, debiendo aproximarnos lo más posibles a las tallas originales, cosa que demanda cierta investigación. Por otra parte, tal vez tengamos que construir el espejo correspondiente (si el presupuesto lo permite) ya que el original se extravió. Estamos investigando un poco y esperando fotos en que tal vez aparezca el espejo.

Cabe destacar, que muy especialmente en estos casos, deben respetarse tanto la técnica de construcción como los materiales utilizados.

Como verán está destruida, pero lograremos un muy buen resultado, con tiempo, experiencia y esmero.

Estamos a punto de comenzar la tarea. Continuaremos pasando información en los próximos días.

¿Qué les parece?

Cuando estoy en el taller

Cuando estoy en el taller, no puedo dejar de prestar atención a todo… algunos trabajos los tomo integramente en forma personal, otros los superviso luego de dar las indicaciones necesarias. Debo repartirme en las distintas actividades.

Cuando estoy con alumnos, se lo que estan haciendo cada uno de ellos, a pesar de que realizan tareas diferentes. Estoy con quien tapiza, y algunos de mis sentidos se arriman a quien lustra, pule o encola…

Algunas veces, termino realmente agotado… pero es maravillosa la sensación de “trabajo realizado” de haber contribuido a que los secretos de esta hermosa profesión se trasmitan, se difundan y cada vez haya mas personas amantes de la preservación de aquellas obras realizadas por los antiguos y verdaderos maestros.